Guía para crecer mientras mejoras tu negocio

12 sistemas hacen del crecimiento un camino de mejora y disfrute continuado

Oriol López Villena consultorOriol López Villena es el Proactivista, asesor de directivos y empresarios y uno de los asesores más inspiradores del Mundo según el libro “The World’s Most Inspiring Accountants”.

Hace un tiempo, viendo a mis hijos jugar al F2021 de la PS4 vi cómo a la hora de conducir hay un modo en el que aparece una línea que te guía por la traza que deberías estar haciendo para ser más rápido. Se trata de una forma de facilitarte la conducción cuando todavía estás aprendiendo y debes estar más atento a los giros y la velocidad que a nada más. Pero cuando vas aprendiendo puedes eliminar esta guía y empezar a prepararte para una conducción virtual más real. Esto, pues, te permite redescubrir el juego, volviendo a añadir dificultad a lo que parecías tener superado. Es divertido dos veces y, de hecho, ésta es una de las cosas que más me gustan de los juegos (y los videojuegos) actuales, esa sensación de que no te los acabas nunca.

Del mismo modo, tanto las ruedecitas de una bicicleta que aportan la estabilidad que necesita el niño para aprender a pedalear, como las bicicletas sin pedales que ayudan al niño a ganar equilibrio primero para aprender a pedalear después, son caminos diferentes para un único objetivo: aprender a montar en bicicleta redescubriendo su dificultad y disfrute. Mis hijos disfrutaban tirándose por rampas con la bicicleta sin pedales, como después disfrutaban pedaleando. Ponemos etapas, pues, que nos permiten disfrutar del aprendizaje y redescubrir la actividad, lo que refuerza la idea de que el aprendizaje, es duro y placentero a la vez.

El precio del crecimiento y la mejora continuados

crecimientoPero no hay aprendizaje sin un precio, y lo sabes bien. Diriges una empresa que necesita de tiempo y recursos, gestionas un equipo que requiere de atención y añades valor a clientes cada vez más exigentes. Por eso no existen jugadas maestras que te permitan introducir una mejora en un solo movimiento, sino que, como en una buena partida de ajedrez, todos los movimientos, por intrascendentes que parezcan, construyen la victoria, mientras permiten al jugador disfrutar del juego en el «mientras tanto».

Por eso, el proceso de mejora, si quieres disfrutarlo, requiere de un camino que tenga etapas y que te ayude a desarrollar hábitos que, una vez integrados, te permitan dar un nuevo paso que comporte nuevos hábitos. Como dice James Clear en su fantástico «Atomic Habits», no crecemos a la altura de nuestros objetivos sino que caemos a la altura de nuestros sistemas. Por lo tanto, si quieres tener éxito, debes construir procesos que ayuden al equipo, a los clientes y a ti mismo a hacer del crecimiento y la mejora un proceso continuo y no un objetivo estático.

Los sistemas o procesos pueden tener muchas formas (manuales de procedimientos, guiones escritos, formularios estándar, listas de comprobación, etc.) pero, en todo caso, deben cubrir áreas como la administración, las ventas, el equipo, el liderazgo y las finanzas, entre otros.

Los principales sistemas de una empresa

optimismo entre el empresariado ante la recuperación del coronavirusPor ejemplo, cuando un cliente del sector servicios me preguntó qué podía empezar a hacer, le hice una lista que englobaba algunos de los principales sistemas que todo negocio debería tener. Era ésta:

  1. Identificar clientes potenciales.
  2. Seguir persistentemente a todos tus clientes potenciales de una manera que agradezcan.
  3. Generar una corriente constante de referencias.
  4. Archivar y seguir a todos y cada uno de los contactos de venta.
  5. Alentar, identificar, grabar, evaluar y gestionar las quejas… de forma brillante.
  6. Medir y evaluar la satisfacción del cliente.
  7. Obtener testimonios de los clientes satisfechos.
  8. Identificar y medir todos los motores del éxito de tu negocio.
  9. Generar y capturar nuevas ideas de toda persona del equipo.
  10. Hacer realidad estas ideas.
  11. Probar cada nueva idea para ver si ofrece un mejor resultado que antes.
  12. Probar la eficacia de todos tus sistemas.

No pretendía ser una lista definitiva, sino un catalizador que le ayudara a ponerse en marcha y empezar el proceso de mejora continua, por eso le hice una pregunta muy simple que ahora te hago a ti: ¿tienes un sistema escrito y probado para cada una de estas áreas?

Artículo publicado en el blog de Oriol López Villena y reproducido con permiso expreso de su autor.

Artículos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario, realizar análisis de navegación de los usuarios, mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que rechaza el uso de cookies, pudiendo producirse errores de navegación o problemas de visualización de determinados contenidos. Para más información, consulte previamente nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies