Amenaza a la empresa familiar: la desafección

Jordi Tarragona, coach en empresa familiarJordi Tarragona es consejero de familias empresarias y abogado. Profesor de Empresa Familiar en ADE Universitat Central de Catalunya y autor del libro “Ángeles y Demonios de la Familia Empresaria”.

Esta historia es totalmente ficticia. Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia. Está extraída del libro Ángeles y demonios de la familia empresaria. Manel ve con satisfacción cómo el negocio de metalistería que él fundó ha prosperado con sus dos hijos. Pero le preocupa la continuidad. Tiene cuatro nietos: Maria, de 32 años, es médico en el hospital; Joan, de 31, ha estudiado periodismo y hace de reportero freelance en Sudamérica; Anna es maestra como su pareja y nunca ha querido saber nada del mundo empresarial; y Alfons, de 27 años, ha estudiado ADE y lleva trabajando en la empresa desde que empezó bachillerato.

Alfons ha comunicado a la familia que el mundo de la empresa, ahora que lo conoce de verdad, no le atrae. Que las preocupaciones para pagar nóminas, atender pedidos y negociar con los bancos crea unas tensiones vitales y familiares que ha vivido y que no quiere para él. Dice que lo que realmente le gusta es el arte y la justicia social. Quiere vivir de la música gracias a la carrera de violín, que estudió por insistencia de su madre, colaborando con la ONG Música por la Paz; y si todo va bien, ganar un dinero extra con su otra afición: la pintura.

«Tendremos que venderlo o cerrarlo»

las tiendas de deporte obligadas a cerrarManel no entiende qué ha pasado. Han tenido de todo gracias al negocio. Sus padres y yo nos hemos dejado la piel para ellos y ahora nadie quiere saber nada del negocio. «Tendremos que venderlo o cerrarlo», le dice a su mujer. Esta le contesta: «Es natural, lo que quieren es ser felices y viajar para conocer mundo. No quieren tener que trabajar los sábados y casi no tener vacaciones, como nosotros y nuestros hijos. El mundo cambia».

Esta breve historia nos presenta el quinto de los pecados capitales de la familia empresaria: la desafección, que crea desinterés por la empresa familiar. Aleja a los que no trabajan en ella, sobre todo a las personas de la siguiente generación. Las nuevas generaciones tienen un nivel de formación y conocimiento del mundo mucho más amplios que las precedentes. El abanico de posibilidades que tienen es incomparablemente más extenso. Es muy posible que su domicilio incluso esté en un continente diferente que el de la empresa familiar.

Una concepción de la vida en la que la felicidad se tiene que lograr sin sacrificio

zapatillas Rise Neon de Puma para fitnessTodo esto, favorece la desafección respecto a trabajar en la empresa familiar y también a ser propietario. Y puede venir favorecido por una concepción de la vida en la que la felicidad se tiene que lograr sin sacrificio. Esta desafección puede verse favorecida por una transmisión centrada, quizás de forma inconsciente, en los inconvenientes de la empresa familiar. Si los eventuales continuadores han vivido enfados, preocupaciones, desvelos, mal humor y dedicaciones excesivas de los antecesores por la empresa en el día a día familiar, quizás se decantan por no ser empresarios. “¿Quién quiere esta forma de vida?”, pueden pensar.

Los añadidos, es decir, los parientes por afinidad (o políticos) pueden ser portadores, quizás de forma inconsciente, del virus de la desafección. Este “demonio” se tiene que atacar cuando planta la semilla; hacerlo cuando ya ha crecido es muy difícil.

Artículo publicado en Viaempresa y reproducido con permiso expreso de su autor.

Artículos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario, realizar análisis de navegación de los usuarios, mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que rechaza el uso de cookies, pudiendo producirse errores de navegación o problemas de visualización de determinados contenidos. Para más información, consulte previamente nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies