¿Cómo evitar conflictos en la empresa familiar? Y alguna respuesta más

Artículo publicado en VIA Empresa y reproducido con permiso expreso de su autor.

Jordi Tarragona, coach en empresa familiarJordi Tarragona es consejero de familias empresarias y abogado; profesor de Empresa Familiar en ADE Universitat Central de Catalunya y coautor del libro “Los Aristegui: una familia, una empresa”, publicado por Profit Editorial.

Éste es un nuevo capítulo de una serie de artículos que quieren dar respuesta a diferentes preguntas sobre la empresa familiar. Si deseas plantear otras cuestiones en torno a esta temática, puedes remitirnos un correo a redac@diffusionsport.com.

¿Cómo se tiene que decidir la incorporación de un familiar a la empresa?

Se tiene que diferenciar el tipo de incorporación: formativa, laboral, directiva o como propietario. En todo caso, hay que hablarlo con tiempo, unos años antes. Escuchar a alguien de fuera para valorar, los padres podemos no ser objetivos, por más o por menos. Planificar, igual que se hace con el crecimiento del negocio. Valorar la capacidad, formación y experiencia. Que la incorporación sea realmente voluntaria; la familia empresaria es un terreno muy adobado para hacer chantajes, quizás inconscientes.

La solución judicial es lenta y cara

¿Debemos tener pensado algún mecanismo de mediación? ¿Cuál es el recomendable?

Los conflictos son naturales, sin ellos no hay progreso. La cuestión es que sean positivos, que no lleguen al tema personal. En las familias empresarias, los conflictos pueden ser más graves porque es más fácil que se junten sentimientos y relaciones que vienen de lejos. Para solucionarlos, la primera recomendación es hablar. La solución judicial es lenta y cara. La mediación es una solución intermedia que consiste en hacer que una persona ayude a entenderse y a encontrar solución, el mediador no da la solución. Si no tiene éxito, el siguiente paso recomendable es el arbitraje.

la puntilla de la crisis del coronavirus¿Cómo evitar conflictos en la empresa familiar?

El objetivo, más que evitarlos, es gestionarlos. Hay quien piensa que la familia es como Disneyland, donde todo es de color rosa. Se tiene que controlar la intensidad y duración. El mejor antídoto es la comunicación, que es el mejor aceite para las relaciones. Tenemos que crear espacios y momentos de comunicación sincera y empática respecto a temas de empresa y de familia. Se tienen que tener en cuenta los principios de la comunicación: escuchar, no prejuzgar, no juzgar en público, hacer preguntas abiertas… Se puede mejorar la comunicación, pero la semilla más importante se planta en  la niñez.

Sinceridad, realismo y claridad

¿Cómo se tienen que gestionar las expectativas de los diferentes miembros de la familia respecto a la empresa?

Con sinceridad, realismo y claridad. Dando información y formando. Haciendo que conozcan la empresa. Siendo claro con las normas y procesos; a ello, ayuda el protocolo familiar. Entendiendo que hay diferentes puntos de vista.

¿La empresa familiar tiene más limitado su crecimiento que una que no lo es?

Inditex, Mercadona, Molins, Mango, Bon Preu y El Corte Inglés son empresas familiares.

El error de creer que la voluntad y capacidad empresarial se heredan con el ADN

confinamiento en época de coronavirus y replanteamiento profesional¿Cuáles son los puntos débiles de la empresa familiar?

Olvidar que el sustantivo es “empresa”, y “familiar”, el adjetivo; tratar a la empresa como familia y a la familia como empresa; nepotismo, limitación de apertura a nuevas ideas por excesivo peso de la tradición; creer que la voluntad y capacidad empresarial se heredan con el ADN; la incomunicación, la desafección, la improvisación y la soberbia.

¿Qué utilidad tienen los planes estratégicos hoy en día?

Son necesarios. Tenemos que diferenciar los planes de empresa propiamente dicha de los de familia empresaria. La familia empresaria, como tal, tiene que pensar en términos generacionales. Cómo hacemos que la siguiente generación tenga interés por el negocio, que tenga voluntad libre de continuar, que tenga capacidad.

Un ejemplo de buena práctica de empresa familiar en tiempo de covid-19.

Implicar a la siguiente generación en la definición de los escenarios y en la valoración de las estrategias. Quizás no saben cómo gestionar la tesorería ni interpretar un balance, pero sí cómo será la nueva sociedad y consumidor.

Las decisiones en los negocios son juzgadas por los resultados

cambios en la distribución a partir de la crisis del coronavirus¿Cómo se encuentra el equilibrio entre prudencia y riesgo?

Las decisiones en los negocios son juzgadas por los resultados. Quien no se arriesga no gana. El equilibrio se encuentra en asumir riesgos con consecuencias conscientes y limitadas, prestando mucha atención a dar garantías personales. Incorporar a alguien externo que dé objetividad; creando un equipo en el que haya equilibrio entre diferentes visiones y percepciones.

¿Cuándo es el momento de reinventar la empresa familiar?

Depende de la empresa y del sector. Cuando hay cambios, hay oportunidades. Se tiene que analizar, ver los recursos y riesgos, de todo tipo; no hacer saltos inconscientes al vacío.

Aclaración: estas respuestas están sometidas al mejor criterio y hechos con la información limitada que aparece en la pregunta; son indicaciones genéricas que tienen que validarse antes de su aplicación en un caso concreto, teniendo en cuenta todas circunstancias del mismo.

Artículos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario, realizar análisis de navegación de los usuarios, mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que rechaza el uso de cookies, pudiendo producirse errores de navegación o problemas de visualización de determinados contenidos. Para más información, consulte previamente nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies