¿Cómo decidir mejor?

Jordi Tarragona, coach en empresa familiarJordi Tarragona es consejero de familias empresarias y abogado; profesor de Empresa Familiar en ADE Universitat Central de Catalunya y coautor del libro “Los Aristegui: una familia, una empresa”, publicado por Profit Editorial.

Decidir bien es un tema crucial. Tal vez las principales decisiones personales de la vida son con quien formamos pareja y a qué escuela llevamos a los hijos. Pero aparte de las decisiones personales puede haber otras muy importantes. Las empresariales lo son en el sentido de que pueden influir en la vida de muchas personas: trabajadores, proveedores, clientes y sociedad en general. Por lo tanto, decidir bien es muy importante.

¿Cómo podemos mejorar nuestra toma de decisiones?

Una de las personas que mejor habla de cómo tomar decisiones de forma correcta es Miguel Ángel Ariño, del IESE. Tomamos decisiones todos los días y de forma constante; muchas tal vez de forma inconsciente de acuerdo con los prejuicios (juicios previos) que nos facilitan la vida, como por ejemplo parar en un semáforo en rojo. Pero, ¿analizamos como decidimos? ¿Cómo podemos mejorar nuestra toma de decisiones?

confinamiento en época de coronavirus y replanteamiento profesionalEntre los principales errores que cometemos en la toma de decisiones podemos destacar: olvidar que lo mejor es enemigo de bueno, que buscar una decisión perfecta puede significar tomarla demasiado tarde, puede llevar a no tomarla nunca. No tocar de pies al suelo, se ha de ver cuál es la decisión menos mala que podemos tomar teniendo en cuenta los beneficios y costes, a corto y largo plazo. No comprobar la información. Entrar en la parálisis por análisis.

No mirar más allá y, finalmente, no ejecutar la decisión

Olvidar que las cosas son según el color del cristal con que se miran. Hacer trampas en el solitario, presentar la realidad como queremos que sea. Hacer el lemnini; los lemminis son una especie de roedores que se suicidan de forma colectiva; hacen lo que los demás y se tiran por el precipicio detrás de los demás. Estirar más el brazo que la manga. Creerse el rey del mambo. Dejarse deslumbrar. Huir hacia delante. No mirar más allá y, finalmente, no ejecutar la decisión.

Injustamente, las decisiones son muchas veces juzgadas a agua pasada; decidir bien no quiere decir acertar, esto depende de los resultados, y estos pueden estar sujetos a circunstancias exógenas posteriores. Finalmente, es importante recordar que el hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra, y que el sentido común es el menos común de los sentidos.

Artículos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario, realizar análisis de navegación de los usuarios, mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que rechaza el uso de cookies, pudiendo producirse errores de navegación o problemas de visualización de determinados contenidos. Para más información, consulte previamente nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies