La disrupción empresarial del coronavirus

Oriol López Villena consultorOriol López Villena es el Proactivista, asesor de directivos y empresarios y uno de los asesores más inspiradores del Mundo según el libro “The World’s Most Inspiring Accountants”.

A finales de marzo, nos reuniremos en Miami seis consultores de todo el Mundo para compartir ideas y experiencias a la hora de ayudar las empresas a crecer y prosperar. Este golpe, pero, será diferente. Uno de los consultores ha decidido cancelar el viaje, no tanto por miedo al contagio, sino por miedo a quedar confinado, y el riesgo que esto supondría por su negocio. Aquí, este lunes pregunté a un cliente mío con más de 100 trabajadores qué pasaría si mañana confinaran a 20 y no pudieran venir a trabajar.

Cómo dijo el entrenador de fútbol Jurgen Klopp, cuando se lo preguntaron, yo tampoco entiendo una pizca sobre los efectos sanitarios del coronavirus, así que me limitaré a hablar de los efectos que este causa en el ámbito empresarial, y bajo mi experiencia.

Un efecto que sólo la planificación puede ayudar a superar

La decisión de este consultor de no venir a nuestra reunión, la cancelación (o aplazamiento) de ferias y congresos, así como enviar trabajadores hacia casa o prohibirlos viajar, está causando un efecto disruptivo en el mundo de los negocios que sólo la planificación puede ayudar a superar.

Por eso, hablando con Dan Weedin, consultor experto en riesgo empresarial, concluimos que, desde la empresa, hay que fijarse en tres grandes áreas, a la hora de prepararse por el coronavirus: En primer lugar, identificar los productos y servicios más expuestos al riesgo, de cara a prevenir y mitigar el efecto. Esto lo puedes hacer con las personas clave de tu empresa y atendiendo, sobre todo, a aquellos productos o servicios donde el contacto es más intenso (restauración, hostelería, equipo comercial…). Piensa en tu proceso de venta y entrega, analiza como puede verse afectado, y qué puedes hacer para afrontarlo.

Más conocimiento, menos riesgo

deportes de equipoEn segundo lugar, educar al equipo (y a los clientes) en los mejores hábitos de higiene y salud, especialmente cuando viajan y se reúnen. No se trata de generar pánico, pero sí de incluir la prevención al coronavirus en la formación de primeros auxilios o riesgos laborales habituales. Más conocimiento, menos riesgo. ¿Qué pasaría si mañana una parte sustancial de tus trabajadores se quedaran en casa? ¿Qué puedes hacer porque no pase? ¿Qué medidas tomarías si pasara?

Por último, tener un plan de continuidad empresarial, que incluya la pandemia (y el coronavirus), como uno de los factores de riesgo, no sólo de salud, sino también financiero, como estamos viendo. Si tenéis un plan de continuidad, actualicémoslo. Y, si no, pongámonos a trabajar. Pregúntate qué son los riesgos, a escala empresarial, para tu negocio, qué medidas preventivas puedes tomar ahora mismo y qué acciones contingentes tomarías en cada caso.

Asegúrate que aprovechas la disrupción para salir fortalecido

En resumen, la necesidad de proteger la salud de tus trabajadores, asegurarte que pueden seguir trabajando y proteger tu posición financiera es básica, como lo es la planificación que comporta. Así que, asegúrate que aprovechas la disrupción que provoca el coronavirus para salir fortalecido, y no debilitado.

Artículo publicado en ViaEmpresa y reproducido con el permiso expreso de su autor.

Artículos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario, realizar análisis de navegación de los usuarios, mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que rechaza el uso de cookies, pudiendo producirse errores de navegación o problemas de visualización de determinados contenidos. Para más información, consulte previamente nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies