Punto de inflexión

Xavier Ferràs es profesor de ESADE (URL)Xavier Ferràs es profesor de Operaciones, Innovación y Data Sciences de Esade (URL).

La pandemia ha supuesto un importante punto de inflexión en la lógica global de los negocios, del cual quizás poca gente es consciente. Hacia final de los noventa, con la llegada de internet, se impuso una visión de la economía según la cual los ciclos económicos se habían acabado. La globalización nos traía a un mundo estandarizado bajo los paradigmas de la economía de mercado y la democracia liberal; e internet uniformizaba el acceso a la información. Avanzábamos hacia un capitalismo de competencia perfecto, que no pararía de generar riqueza, sin oscilaciones. Todos los países, a la larga o a la corta, convergerían en un modelo como el de los Estados Unidos.

La realidad es que este capitalismo de mercado ha supuesto un capitalismo financiero que ha estallado tres veces en veinte años. Las dos primeras, por una peligrosa hiperfinanciación de la economía. La tercera, de forma inesperada, por una pandemia casi medieval. Efectivamente, el 2000, con la burbuja “dot.com”, el sistema financiero estalló por un exceso de expectativas sobre una tecnología disruptiva emergente que estaba cambiando el mundo (internet) -¿recordáis las acciones de Tierra Networks a 150 $?-. En el segundo -en parte, una reverberación de la primera crisis-, por un exceso de liquidez y una política económica temeraria que incentivaba el endeudamiento y la especulación, especialmente en el sector inmobiliario. Una economía que parecía que no tenía que sufrir más oscilaciones, de hecho, no ha dejado de oscilar (casi compulsivamente) en las últimas dos décadas.

¿Cuál es el valor de un banco si Facebook o Google pueden convertirse en bancos y competir con capacidad de inteligencia artificial y digitalización inimaginable?

transformación empresarialLos inversores en bolsa están ahora desconcertados. ¿Está el mercado en una especie de irracionalidad inexplicable? No lo creo. Los viejos métodos de valoración de empresas fallan sistemáticamente. Durante los primeros veinte años del siglo XXI, los analistas financieros y económicos (y, en general, los mercados) han interpretado erróneamente el valor real de las empresas. Básicamente, porque han utilizado viejos métodos de valoración, inadaptados a la era de la disrupción tecnológica. ¿Cuál es el valor de un banco, por ejemplo, si de repente Facebook o Google pueden convertirse en bancos y competir con capacidad de inteligencia artificial y digitalización inimaginable para la banca tradicional y borrarlo del mapa en semanas? ¿Cuál es el valor de una marca de distribución en la era Amazon? ¿Cuál es el valor de una automovilística cuando Tesla, y la convergencia del vehículo eléctrico, compartido, conectado y -posiblemente- autoconducido- han triturado la lógica competitiva del sector? ¿Podemos valorar una compañía -como antes- por sus instalaciones, sus activos y ratios financieros, la experiencia de sus directivos y los resultados históricos? Todo esto es mirar al pasado. El futuro sólo tiene un driver: la tecnología. Y los mercados financieros apenas ahora empiezan a saber valorar la tecnología. Si hasta ahora los mercados financieros lo han valorado todo, menos la tecnología; quizás a partir de este momento el valor financiero de las empresas se mida básicamente en función de su intensidad de conocimiento y sus capacidades tecnológicas.

Quien controla las tecnologías disruptivas, controla el futuro

la revolución positivaHay un cambio estructural en todo lo que está pasando. Se propulsan a la estratosfera las empresas basadas en conocimiento (las verdaderas deep-tech), y estas sustituyen progresivamente los antiguos líderes y tensan de los índices bursátiles a la alza. De hecho, el Covid-19 ha acelerado la emergencia y supremacía de un nuevo tipo de empresa: la empresa-plataforma tecnológica. Los mercados financieros, hoy, están propulsados por empresas construidas alrededor de grandes plataformas tecnológicas, de sólidas fundamentos de conocimiento y talento. Apple acaba de superar los dos trillones de dólares de valor financiero (billones europeo). Microsoft y Amazon le siguen de cerca. Google, Facebook y Alibaba van detrás. Tesla casi multiplica por 10 el valor de hace un año, y no para de batir récord tras récord. ¿Qué pasará cuando Tesla tenga, no unas pocas, sino centenares de giga factorías por todo el mundo, y complemente su modelo de negocio de vehículos con entretenimiento digital dentro del vehículo, y almacenamiento energético en el hogar o a la industria, entre otros?. Hoy Tesla vale ya el doble que Toyota. ¿Cómo valorar Toyota, Ford o Volkswagen cuando en el escenario irrumpe un Tesla? Quien controla las tecnologías disruptivas, controla el futuro.

Es el fin del management comercial y el inicio de la era del management tecnológico

Un nuevo tipo de empresa, y un nuevo tipo de management, ha llegado (seguramente para quedarse): aquélla que está construida alrededor de un núcleo de conocimiento (cada vez más profundo), y sabe desarrollar modelos de negocio en diferentes sectores, pivotando sobre este núcleo de conocimiento (recordemos el lema de Google: “AI First”). Si hasta ahora una empresa se valoraba por sus activos (fábricas, maquinaria, inversiones), por sus resultados históricos, por su prospectiva de mercado o por sus ratios de endeudamiento o solvencia, en el futuro inmediato, la valoración de las empresas dependerá fundamentalmente de su núcleo de talento y su tecnología. Es el fin del management financiero, o del management comercial, y el inicio de la era del management tecnológico.

Artículo publicado en Viaempresa y reproducido con permiso expreso de su autor.

Artículos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario, realizar análisis de navegación de los usuarios, mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que rechaza el uso de cookies, pudiendo producirse errores de navegación o problemas de visualización de determinados contenidos. Para más información, consulte previamente nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies