Cobras lo que te mereces

José Manuel Vega es autor de "Todos somos vendedores" José Manuel Vega es ingeniero superior en Electrónica e Ingeniero Técnico en Telecomunicaciones por la Universidad de Valladolid y autor, entre otros, del libro “Todos somos vendedores” publicado por Libros de Cabecera.

Recuerdo en una ocasión que entré en una tienda de pantalones de marca en una calle del centro de Madrid donde el encargado de la tienda, hablando con un amigo por teléfono, se quejaba amargamente de que los empleados que trabajaban en su tienda se limitaban a buscar tallas y cobrar. No vendían, sino que eran meros despachadores de productos. El encargado decía, y cito textualmente: «No tengo vendedores, tengo vigilantes».

Probablemente aquellos chicos estuvieran mal pagados, hacían muchas horas y les tocara trabajar los fines de semana. Recuerdo que su actitud era completamente pasiva, lo cual era un error garrafal, no solo por la propia tienda, sino por ellos mismos.

«Todo el mundo cobra lo que se merece»

Una vez oí a un amigo decir que «todo el mundo cobra lo que se merece». De entrada me pareció una afirmación un poco dura e incluso injusta, pero su explicación me pareció razonable. Mi amigo decía que la relación entre el valor que aportas a tu empresa y el sueldo que recibes por ello, tiende al equilibrio de mercado. Si estás pagado por encima de mercado con respecto al valor que aportas, en el primer momento que vengan vacas flacas serás el primero en engrosar las listas del paro, ya que no eres rentable para la empresa. Si por el contrario, tu sueldo es muy inferior a la labor que realizas: o bien te subirán los honorarios en breve por miedo a que te vayas, o bien recibirás alguna oferta para cambiarte a la competencia porque será muy fácil mejorarte las condiciones.

Como en todo hay excepciones, y muchas personas pensarán que se merecen un sueldo mucho mayor. Sin embargo, sinceramente, piensa en lo que haces y en cuánta gente podría hacerlo igual o mejor que tú tras un breve periodo de aprendizaje. Analiza también el valor que aportas a tu empresa. ¿Cobras lo que te mereces? Si crees que no, ya tienes las claves para empezar a cambiar tu forma de trabajar y convencer a tu jefe de que mereces un aumento.

Despachar pantalones en una tienda, buscar tallas y cobrar es una labor que aporta poco valor a la empresa

retail y tiendas de deporteVolvemos al ejemplo de los vendedores de la tienda de pantalones de los que hablábamos al principio. Despachar pantalones en una tienda, buscar tallas y cobrar es una labor que aporta poco valor a la empresa y que puede hacer prácticamente cualquier persona seria y mínimamente responsable. Por tanto, el sueldo de estos chicos nunca podrá ser muy alto.

No obstante, imaginemos a otro vendedor de esta tienda, que con simpatía y entusiasmo es capaz de conseguir guiar la atención de cualquiera que entra en la tienda hacia el producto que más le encaja, convencerle de sus ventajas exclusivas, negociar el precio con habilidad y cerrar la venta, además en un corto espacio de tiempo. El encargado de la tienda estará encantado, le subirá el sueldo e incluso le ofrecerá mayores comisiones por las ventas que haga, y en un futuro próximo podrá pasarse a otra tienda de la empresa, donde haya un mayor índice de ventas (los mejores vendedores están en las mejores tiendas), aumentando a su vez sus comisiones. Puede incluso que sea fichado por alguna tienda de la competencia, mejorando su cualificación y su remuneración.

Es obvio que el futuro está de su lado y que su aportación de valor repercutirá no solo en la empresa que le contrata sino también en su proyección profesional.

José Manuel Vega es autor de "Todos somos vendedores"Como norma general podríamos decir que en las áreas de una empresa relacionadas directamente con la venta es donde más fácilmente se demuestra el valor que se aporta a la empresa.

Los buenos vendedores tienen los mejores sueldos del mercado laboral

Hacer una buena labor comercial incrementa exponencialmente tu valor y mejora la manera en que la empresa te percibe, con las recompensas que esto puede tener en tu remuneración y trayectoria profesional futura. Dicho de otra manera: tu capacidad para vender hace que estés mucho más valorado por tu empresa y, como consecuencia, tu retribución económica será mayor. Por eso los buenos vendedores tienen los mejores sueldos del mercado laboral.

Artículo aparecido en el web de Libros de Cabecera, que ha publicado el libro “Todos somos vendedores” del cual está extraído este texto, y reproducido con permiso de su autor y de la editora.

Artículos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario, realizar análisis de navegación de los usuarios, mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que rechaza el uso de cookies, pudiendo producirse errores de navegación o problemas de visualización de determinados contenidos. Para más información, consulte previamente nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies