El 95% de los adolescentes obesos o con sobrepeso no siguen tratamiento alguno

obesidad infantil y hábitos saludablesSegún datos de la Unidad de Endoscopia Bariátrica del Hospital Universitario HM Sanchinarro de Madrid, el 95% de los adolescentes que sufren sobrepeso u obesidad no siguen ningún tratamiento en la actualidad. Y de ellos, el 80% llegarán a ser adultos obesos.

«La obesidad se ha convertido en una enfermedad crónica y progresiva que va a ir a más si no le ponemos freno», alerta el doctor López-Nava, director de la unidad. Diabetes, hipertensión, apneas del sueño, trastornos articulares y psicológicos son algunos de los problemas asociados a esta enfermedad que ya están sufriendo el 35% de los adolescentes españoles. «Sin olvidar que la obesidad está relacionada con 13 tipos diferentes de cáncer», añade el doctor.

Un consumo excesivo de grasas y azúcares en el hogar y poca actividad física

La adolescencia es una etapa especialmente complicada para luchar contra el sobrepeso porque «los jóvenes comienzan a salir con sus amigos y a tomar comida rápida dos o tres veces por semana, lo que se convierte en una rutina insostenible para cualquier adolescente -explica la doctora Inmaculada Bautista, nutricionista de la Unidad de Endoscopia Bariátrica-. Y si a eso le sumamos un consumo excesivo de grasas y azúcares en el hogar y poca actividad física, el resultado es un alto número de adolescentes con problemas de peso».

lucha contra la obesidad infantil«El tema educacional es fundamental -explica la doctora Bautista, quien apuesta firmemente por la prevención-. Cada vez hay más programas educativos en los colegios que inculcan a los niños buenos hábitos alimentarios y que deben verse reforzados en los hogares». En este sentido, la doctora alerta sobre la relación existente entre los problemas de peso y el nivel sociocultural de los padres, especialmente de la madre. «Los hábitos se adquieren desde pequeños y los adolescentes actuales son un claro reflejo de sus padres; si ellos no se preocupan por lo que se come en casa, es complicado que sus hijos sigan una alimentación saludable».

«Se necesita mucha fuerza de voluntad y madurez para poner remedio»

El doctor Ángel Rull, psicólogo de la Unidad, coincide en la importancia de los progenitores. «El binomio padres-amigos es el que más importa a un adolescente y si hay un problema de sobrepeso, pueden surgir conflictos importantes». Por un lado, el adolescente que está a dieta no solo se pone a prueba a sí mismo, también se ve obligado a decir que no a sus amigos cuando toman cualquier tipo de alimento que no le beneficia. «Se necesita mucha fuerza de voluntad y madurez para conseguirlo», aclara.

Por otro lado, algunos padres muy preocupados por el sobrepeso de sus hijos acaban siendo muy controladores y esto es contraproducente. «Los niños deben aprender a fallar, es lógico que una persona no siga la dieta a la perfección y más si es aún un adolescente», en este sentido, el Dr. Rull aboga por enseñarles a trabajar los fallos y guiarlos desde la distancia.

Seguimiento nutricional, deportivo y psicológico

Cuando un niño tiene un índice de grasa corporal alto y no consigue bajar de peso pese a seguir una dieta correcta y realizar ejercicio físico debe pedir ayuda. En la actualidad, existen técnicas de reducción de estómago endoscópicas, que no requieren cirugía, y que, combinadas con un seguimiento nutricional, deportivo y psicológico, dan muy buenos resultados.

Artículos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario, realizar análisis de navegación de los usuarios, mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que rechaza el uso de cookies, pudiendo producirse errores de navegación o problemas de visualización de determinados contenidos. Para más información, consulte previamente nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies