Reducir costes ganando competitividad

Reducir costes es como adelgazar para hacer deporte: hay que encontrar el punto justo para ganar fuerza

Oriol López Villena consultorOriol López Villena es el Proactivista, asesor de directivos y empresarios y uno de los asesores más inspiradores del Mundo según el libro “The World’s Most Inspiring Accountants”.

Estos son días en los que las empresas miran más que nunca sus finanzas. Los beneficios caen o, incluso, se convierten en pérdidas. La tesorería está más tensa que nunca. Y el empresario comienza a estudiar maneras de superar el momento que vivimos.

Las empresas funcionan mejor cuando gastan el mínimo e invierten el máximo

Una de estas maneras es la reducción de costes de la empresa. Pese a ser impopular, reducir gastos debería ser algo habitual en un negocio. Como mantenerse en forma y no coger peso excesivo, las empresas funcionan mejor cuando gastan el mínimo e invierten el máximo. Por eso, cuando ayudo empresas a reducir costes, las pongo delante del espejo y trato que miren los recortes como una palanca de crecimiento, y no de supervivencia.

A lo largo de los años, he encontrado tres grandes fuentes de reducción de gastos, que pueden permitirte crecer a corto y medio plazo:

competitividad y eficiencia1.- Mejorar la productividad y eficiencia, para que necesites menos recursos (es decir, trabajadores, material, servicios, …) para cada euro de ventas. Esto se puede hacer a través de la automatización o la maquinaria; pero también a través de la externalización, la formación del equipo, la mejora de la calidad o la fiabilidad del proceso de producción. Incluso se puede hacer deshaciéndote de tus peores clientes, que son aquellos que consumen más de tus recursos y aportan menos margen a tu negocio.

2.- Reducir el precio que pagas por los recursos, cambiando de proveedor o renegociando las condiciones que tienes actualmente con ellos. Este método, sin embargo, tiene un matiz importante: a aquellos proveedores que sean estratégicos hay que cuidarlos más que nunca, ya que serán los que te ayudarán a salir de la crisis con más fuerza, dándote mejores condiciones de entrega, por ejemplo. Diferencia, pues, lo que es un gasto de lo que es una inversión, mimando a estas últimas.

3.- Gestionar mejor tu balance, mejorando la forma en que cobras de tus clientes o reorganizando y renegociando préstamos y tipos de interés. Ahora, a pesar de que no lo parezca, es el momento en que los bancos más te quieren. Aprovéchalo para mantener una muy buena relación, que te permita mejorar condiciones.

Reducir costes, sin embargo, es una condición necesaria, pero no suficiente, para competir. Si quieres ganar, hay que mejorar tus ingresos. Rápido.

La próxima semana hablamos de como lo hago con aquellos clientes a los que asesoro para ganar ingresos en tiempos convulsos.

Artículo publicado en el blog de Oriol López Villena y reproducido con permiso expreso de su autor.

Artículos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario, realizar análisis de navegación de los usuarios, mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que rechaza el uso de cookies, pudiendo producirse errores de navegación o problemas de visualización de determinados contenidos. Para más información, consulte previamente nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies