Waka Waka ilumina el Tercer Mundo

Maurits Groen interviene en la Cumbre Europea del OutdoorMaurits Groen, empresario y activista, fue uno de los ponentes en la última edición de la Cumbre Europea del Outdoor. Profundamente sensibilizado con los problemas de los países subdesarrollados, este emprendedor decidió impulsar la producción de unos dispositivos lumínicos, que se cargan con energía solar, para resolver determinados problemas «observados en el Tercer Mundo, donde en ocasiones los niños no pueden estudiar en casa una vez se ha puesto el sol al carecer de suministro eléctrico o bien por las frecuentes caídas de tensión que se producen; todo lo cual lastra las posibilidades de desarrollo de estas personas».

Groen señala que la alternativa, en ocasiones, era el uso del queroseno o bien de velas. Si éstas provocan en ocasiones incendios fatales para las vidas de esas personas, el uso del queroseno entraña riesgos para la salud, al aumentar las posibilidades de desarrollar enfermedades graves, incluido el cáncer de pulmón.

«Cuando hallan un punto de recarga el precio del servicio suele ser desproporcionado»

Otro de los problemas que resuelve Waka Waka es la carga de teléfonos móviles. «Si bien cada vez son más las personas que, incluso viviendo en lugares remotos de África, utilizan este recurso, uno de los problemas a los que se enfrentan esos usuarios es a la carga del dispositivo». En ocasiones para conseguirlo tienen que salvar largas distancias, al no disponer de fluido eléctrico. Pero, además, cuando hallan un punto de recarga el precio del servicio suele ser desproporcionado, pudiendo llegar a representar una quinta parte del poder adquisitivo de esos individuos.

Aunque estos dispositivos están a la venta en el mundo occidental, Waka Waka distribuye esas soluciones de manera gratuita a través de la Fundación asociada. Es casi un millón y medio de personas de más de 60 países las que se han beneficiado hasta ahora de Waka Waka, que ha llevado a cabo más de 260 proyectos.

Ahorrada la emisión de 118.773 toneladas de CO2

La organización calcula que son 331.000 los dispositivos distribuidos, con los cuales se habría generado energía por un valor cercano a los 25,5 millones de euros y con la que se habrían ahorrado la emisión de 118.773 toneladas de CO2 provocadas por el uso de fuentes convencionales de energía. Unos datos que impactaron entre los participantes en la Cumbre, que expresaron con un firme aplauso su empatía y conexión con este proyecto.

Artículos relacionados

Uso de cookies

Ediciones Peldaño, en cumplimiento del Reglamento (UE) 2016/679 General de Protección de Datos, le informa del uso en este sitio web de cookies propias y de terceros para mejorar nuestros, la experiencia del usuario, los servicios prestado y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que rechaza el uso de cookies, pudiendo producirse errores de navegación o problemas de visualización de determinados contenidos. Para más información, consulte previamente nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies