«El verdadero cambio reside en la velocidad y en su dimensión»

Representantes de empresas cerveceras Heineken, Damm, Mahou-San Miguel intervienen en el IV Congreso Trend Builders de Aecoc«Cambios los hemos tenido a lo largo de toda la historia de la compañía. «El verdadero cambio, lo nuevo realmente, reside en la velocidad y en su dimensión». Así se pronunció Alejandro Arranz, director de Digital Hub en el grupo Mahou-San Miguel, en su intervención en la jornada Trend Builders auspiciada por Aecoc, la Asociación de Fabricantes y Distribuidores, el pasado 10 de octubre en Barcelona. Arranz participó junto a dos colegas más del mercado cervecero (Carlos Torrens, jefe de Planificación, Gobierno y Control de Innovación Tecnológica en Heineken, y Laura Gil, directora de Transformación Digital en Damm) acerca de cómo las compañías de este sector afrontan la transformación digital y la innovación.

En este debate moderado por Pablo González, consejero delegado de Trivu, Alejandro Arranz añadió que es éste un proceso al que hay que irse adaptando, aprender, entender y asumir que puedes equivocarte», y advirtió que «al punto de venta también le llegará la necesidad de incorporarse a la digitalización y tiene que estar preparado». Para Carlos Torrens, «lo importante es saber ir rápido. Asimismo, para afrontar los retos tienes que dejarte acompañar por buenos partners que te permitan innovar en aquellas parcelas en las que tal vez no tengas tanto conocimiento».

«La transformación digital tiene fecha de caducidad; lo que queda es la innovación»

Mientras, Laura Gil apuntaba que, «en nuestro sector, resultará necesario digitalizar la experiencia. Para ello, hemos desarrollado iniciativas de cocreación con algunos de nuestros clientes, cuya colaboración valoramos mayormente que la que podamos desarrollar con startups, a las que también recurrimos». En cualquier caso, la directiva de Damm señaló que «la transformación digital tiene fecha de caducidad; lo que queda es la innovación».

Alejandro Arranz declaró que «es éste un mercado cambiante en el que surgen nuevas categorías. Cada vez existe más competitividad, pero cada vez se abren más oportunidades. Es difícil pronosticar dónde estaremos dentro de diez años, pero hay que estar preparado digitalmente, incluso si se pertenece a una industria en la que este fenómeno no repercuta tanto». A lo que Laura manifestó que «el consumidor cada vez se muestra más exigente y el producto premium cada vez más apreciado, lo cual ayuda a generar mayor demanda», lo cual, en el sector cervecero, ha hallado repercusión en el área del producto artesano. «Pero la calidad y el cariño que se pone en la elaboración de producto es igual cuando fabricas un litro que cuando produces un millón», manifestó Carlos Torrens.

«La tecnología no es el fin, sino el medio»

En opinión de Laura Gil, a la hora de abordar la innovación «tiene que haber un equipo específico, con su correspondiente preparación, sus objetivos, su presupuesto, y que sea capaz de transmitir los proyectos a las distintas áreas. El principal reto reside en romper el statu quo de las compañías tradicionales, las jerarquías, para que el equipo pueda desarrollar sus proyectos de innovación sin estar sometido a los protocolos tradicionales. Y tener en cuenta que ahí la cultura y las personas resultan clave, más aún que la propia tecnología. La tecnología no es el fin, sino el medio».

 

Artículos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario, realizar análisis de navegación de los usuarios, mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que rechaza el uso de cookies, pudiendo producirse errores de navegación o problemas de visualización de determinados contenidos. Para más información, consulte previamente nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies