Símbolos olímpicos: La singularidad del Queen’s Baton

Primer relevo del Queen's Baton Relay de los Juegos de la CommonwealthDesde que, a semejanza de los Juegos de la antigua Grecia, los Juegos Olímpicos de Berlín 1936 recuperaron la simbología del fuego como elemento purificador, la antorcha olímpica se ha erigido como uno de los mejores símbolos para transmitir el mensaje de la paz a la humanidad, así como un imprescindible elemento de cohesión para difundir los valores del espíritu olímpico como la amistad, la solidaridad, el juego limpio, el respeto y la armonía entre los diferentes pueblos y culturas. Es por ello que gran parte de las competiciones bajo amparo y reconocimiento del CIO han adoptado también, con sus respectivas peculiaridades, la presencia de la antorcha. Es el caso de los Juegos Continentales: Panamericanos (1951), Africanos(1963), Asiáticos(1951), Europeos (2014) y del Pacifico (1963), extensible también a los Juegos de carácter regional como los Bolivarianos (1938), los Centroamericanos y del Caribe (1936), los del sudeste asiático(1977), los de los Pequeños Estados de Europa (1985) o los de la Francofonía (1989).

Dos precedentes de los Juegos de la Commonwealth

En este aspecto conviene destacar dos singularidades: una la de los Juegos del Mediterráneo (1951) en que el fuego es sustituido por el agua del mar que une a todos sus países ribereños, que los relevistas transportan en una ánfora de plata(1), y la otra el tradicional Queen’s Baton Relay –el cetro de la Reina- de los Juegos de la Commonwealth. Estos Juegos son la vertiente deportiva de esta Mancomunidad de 53 países vinculados al Reino Unido, bien sea en el ámbito histórico, político y/o económico. Con anterioridad tuvieron sus precedentes en los Juegos del Imperio Británico (1938/1950) y los Juegos del Imperio y de la Commonwealth (1954/1974), para adoptar en la edición de 1978 su actual denominación.

Aunque su origen no está de todo contrastado, la versión más verosímil es que el ex comandante Bill Collins fue quien ideó el Queen’s Baton Relay, probablemente inspirado en el testigo que se pasan los atletas en las pruebas de relevos(2). Su finalidad, manteniendo el espíritu de la antorcha olímpica, era que en el interior de este cetro se introducía el mensaje que la Reina enviaba por escrito para que lo leyera públicamente la personalidad que inaugurara los Juegos en su nombre. Su diseño fue obra del ex coronel Roy Croch, confeccionado en plata con forma tubular; su tamaño inicial fue de 40 centímetros de largo por cuatro de ancho, y en su primera versión llevaba grabado el dragón que es el símbolo de País de Gales, ya que la edición de 1958 se celebro en Cardiff(3).

Portado por 664 relevistas durante más de 600 millas

Queen's Baton Relay en Escocia en 2014La primera entrega del Queen’s Baton tuvo lugar el 14 de julio de 1958, dándose la circunstancia que la Reina no pudo estar presente por una indisposición, siendo el propio Collins quien lo libró en su nombre al primer relevista, el destacado atleta Roger Banister(4). Durante cuatro días ininterrumpidos fue portado en relevos por 664 atletas en un largo recorrido de más de 600 millas hasta el 18 de julio de 1958 en que llegó al estadio Ars Park de Cardiff, portado por el atleta Ken Jones, quien lo entregó al Duque de Edimburgo, que fue el encargado de leerlo al declarar inaugurada la VIII edición de los Juegos de la Commonwealth.

A lo largo de la historia el Queen’s Baton ha ido evolucionado en su diseño, pero la tradición permanece, ya que su recorrido parte siempre del Palacio de Buckingham y su itinerario se circunscribía al ámbito del territorio del país organizador hasta su edición de 2002 en que comenzó a ampliar su ruta visitando otros países participantes. Desde entonces el recorrido se fue ampliando progresivamente tanto en distancia como en el numero de países visitados hasta llegar a su más reciente edición, la de 2018, celebrada en Golden Coast (Australia), en que el Queen’s Baton Relay realizó el hasta ahora su más largo recorrido que duró 388 días, recorriendo 230.000 kilómetros visitando los cinco Continentes.

(1) Una idea del periodista barcelonés Carlos Pardo cuyo récord de asistencia a 27 Juegos Olímpicos – entre invierno y verano- ha quedado para la historia.

(2) Collins tenía la experiencia de haber sido el coordinador del recorrido de la Antorcha de los Juegos de Londres de 1948.

(3) Actualmente expuesto en el Museo Nacional de Gales.

(4) En mayo de 1954 fue el primer atleta de la historia en bajar de los 4 minutos en la milla (3.59.4) y aquel año fue campeón de Europa de los 1.500m lisos. Tras su retirada, se convirtió en un eminente neurólogo.

Fuente principal: https://museum.wales/articles/2014-05-21/The-1958-British-Empire-and-Commonwealth-Games-Queens-Baton-Relay

Juan Manuel Surroca, periodista experto en Juegos OlímpicosJuan Manuel Surroca, periodista experto en deportes y en olimpismo.
Los artículos de esta sección son reproducciones de su blog, que puede consultarse en el sitio
http://elmarcadordejmsurroca.blogspot.com.es/

Artículos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario, realizar análisis de navegación de los usuarios, mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que rechaza el uso de cookies, pudiendo producirse errores de navegación o problemas de visualización de determinados contenidos. Para más información, consulte previamente nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies