«En Panticosa, tratamos de potenciar la calidad del servicio y que la experiencia de cliente sea máxima»

Entrevista a Jesús María González, director general del Balneario de Panticosa

Jesús María González, director general del Balneario de PanticosaBienestar, naturaleza, salud, outdoor… experiencias múltiples son las que reúne el Balneario de Panticosa, un complejo único en un entorno excepcional rodeado de imponentes montañas que invitan a disfrutar del senderismo y el trekking y combinarlo con la agradable recuperación que proporcionan las virtuosas aguas de ese emblemático establecimiento que cubre las necesidades tanto de los visitantes particulares como de las empresas que buscan escenarios óptimos para el desarrollo de sus distintas actividades corporativas. Jesús María González, director general de este singular establecimiento, destaca las mejoras experimentadas por el complejo y coincide, con el director general de Nozar Hotels & Resorts, Martí Rafel, en compararlo con un crucero en plena montaña. Con el verano asomando en el horizonte, el directivo se muestra optimista ante la inminente temporada.

¿Cuáles son las novedades más significativas del Balneario de Panticosa para esta temporada estival?

Las principales novedades residen en la apertura de los tres centros termales, cada uno diferenciado, con una temática diferente: Termas de Tiberio, con un componente más lúdico, un cliente más familiar, pensando más en la diversión; el espacio termal del Gran Hotel, que está centrado en una cosmética selectiva, con tratamientos estéticos sofisticados; y también abriremos el Balneario de Quiñón, más orientado a recuperación y temas de salud, con el apoyo del equipo médico y prescribiendo los tratamientos en virtud de las patologías a resolver. También seguiremos con nuestra oferta cultural, con el Festival de música Tocando el Cielo como gran referencia, que es un clásico de nuestro verano y que constituye una delicia contar con una manifestación de tamaño nivel en nuestro enclave. Asimismo, dispondremos del piano en el lago, un espectáculo magnífico y diferenciado, con ese piano sobre la plataforma flotante, que además de la oferta musical incluye la danza. Aunque se han convertido ya en citas habituales en el Balneario de Panticosa, no dejan de resultar sorprendentes y atractivos incluso para quienes ya han sido testigos en ediciones anteriores. Es más: en ocasiones son un ingrediente más entre los que les empuja a repetir la visita a nuestro complejo.

Recuperación de caminos circundantes del Balneario

¿Existe también alguna novedad en el ámbito del deporte y la montaña, teniendo en cuenta el singular entorno que rodea al Balneario?

Hay un ambicioso convenio que deseamos establecer con el Ayuntamiento consistente en recuperar los caminos circundantes del propio Balneario y que dan acceso a los distintos manantiales de este enclave. De este modo, estamos en la fase de búsqueda de soluciones compartidas con la Administración para la recuperación de este patrimonio: sus caminos, sus fuentes, sus paseos… son tradiciones culturales que nos identifican y diferencian del resto.

Jesús María González, director general del Balneario de Panticosa¿Sufre la estacionalidad, el Balneario de Panticosa, o ha conseguido equilibrar la actividad a lo largo del año?

Invierno y verano han sido tradicionalmente las épocas más fuertes para nosotros. Pero sí es cierto que, a partir de la pandemia, registramos un incremento del número de clientes en los meses que identificábamos como «valles». Ahora recibimos más visitantes que antes en primavera y en otoño, que personalmente considero las estaciones más bonitas del año, cuando visualmente la montaña luce más e invita a disfrutarla al máximo; momentos en los que los sentidos pueden gozar de los placeres de la montaña al máximo. Se percibe el incremento de la ocupación en esos meses, lo cual nos satisface y nos ayuda a mantener una estructura más estable a nivel de equipo humano a lo largo del año.

El reto del personal

¿Hallan dificultades para cubrir las necesidades profesionales?

Sin duda, se trata de un problema al que, como otras compañías del sector, nos enfrentamos. Encontrar personal y captar talento en zonas rurales y recónditas como la nuestra resulta dificultoso. Estamos buscando fórmulas para superar ese desafío, ofreciendo, por ejemplo, alojamiento en nuestro complejo, para consolidar nuestras plantillas, evitar la rotación y conseguir que nuestro equipo sea lo más estable posible, que es la base para poder conseguir ese crecimiento al que aspiramos.

Jesús María González, director general del Balneario de Panticosa¿2023 fue un ejercicio satisfactorio para el Balneario de Panticosa?

2023 fue un año complicado pero del que nos sentimos satisfechos. Lo asumimos como un año de transición, dentro del proceso que estamos acometiendo para la ampliación de nuestra oferta de servicios y el incremento de los niveles de calidad. Y los cambios que ya hemos venido efectuando suponen una mejora para nuestros usuarios, lo cual nos lleva a valorar positivamente el camino emprendido.

«Se trata que la experiencia de los clientes que nos visitan sea máxima y cada día mejore»

¿Con qué propósito han emprendido este 2024?

Este 2024 nos proponemos, sobre todo, consolidar estos avances que hemos ido logrando; seguir potenciando la distinción del Gran Hotel como establecimiento más referencial; y promover la oferta gastronómica que tenemos en este enclave. En resumidas cuentas, se trata de potenciar la calidad del servicio y conseguir que la experiencia de los clientes que nos visitan sea máxima y cada día mejore.

Hace un año, Martí Rafel, director general de Nozar Hotels & Resorts, manifestaba a Diffusion Sport que «el Balneario de Panticosa es como un crucero en medio de la naturaleza». ¿Coincide en esa máxima?

Absolutamente. Ése es el enfoque que deseamos darle a nuestro complejo: que el cliente que nos visita halle una oferta suficientemente amplia y diversificada, tanto a nivel de servicios del Balneario, como gastronómico, experiencial, deportivo… que colme por completo sus expectativas. El cliente tiene que hallar en nuestro establecimiento satisfacción completa. Esa comparativa con un crucero es cierta, pues nos esmeramos en conseguir que el visitante no tenga la necesidad de abandonar este «barco» para encontrar lo que desea. Eso sí, en complicidad con el territorio, tanto a nivel político como privado, para que nuestros huéspedes descubran y disfruten de los incontables atractivos del Valle de Tena y su entorno.

Artículos relacionados