El ejercicio en edades tempranas repercute en un mejor desarrollo académico

padre-con-su-hijo-en-bicicleta¿Cuántas veces no habremos leído lo beneficioso que es para la salud que los niños participen en actividades deportivas con asiduidad? Pues bien: aparte de favorecer una vida más sana en cuanto a un descenso en el riesgo de padecer una enfermedad o sobrepeso, el hecho de practicar deporte repercute positivamente en el rendimiento académico.

Así lo estipula un estudio realizado por el Instituto de Salud Globlal de Barcelona con el que se intentó establecer una correlación entre el sedentarismo y el rendimiento en la escuela. Como resultado se ha determinado que una actividad física insuficiente o inexistente entre los 4 y 6 años puede causar que la memoria rinda por debajo de su nivel en próximas etapas como la adolescencia.

La muestra estuvo compuesta por 1.400 niños repartidos por cuatro provincias españolas y a través de ellos se ha demostrado que aquellos cuya actividad física era inferior, una vez llegados a la adolescencia rindieron en la escuela por debajo de los que habían indicado estar más activos. Asimismo, desde el estudio se arroja que esta falta de ejercicio puede provocar en niños, varones, una maduración cognitiva peor después de la adolescencia.

Artículos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies