Cuando los valores prevalecen

valores en los Juegos OlímpicosCon la perspectiva de más de medio siglo despues de su celebración, los Juegos Olímpicos de Tokio 1964 dejaron un sólido y amplio legado. En lo tecnológico, por la incorporación del cronometraje electrónico que medía el tiempo por primera vez en centésimas. En lo deportivo, por el estreno de dos deportes: el judo masculino y el voleibol masculino y femenino (1). Y en lo histórico, que nos dejaron mitos olímpicos como el maratoniano etíope Abebe Bikila, el nadador norteamericano Don Scholander, el judoka holandés Anton Geesink o la gimnasta soviética Larisa Latynina por citar los más reconocidos. Los de Tokio 1964 fueron también los Juegos del color porque, por primera vez y vía satélite, se transmitieron en directo imágenes en color y fue posible que las ceremonias inaugural y de clausura se vieran en directo en Europa y América.

Se desentendieron de la  competición para socorrer a los regatistas australianos que estaban en serios apuros

valores en los Juegos OlímpicosPero también entre los hechos destacables figura el protagonizado por dos regatistas suecos, los hermanos Lars Gunnar y Stig Lennard Käll que, en plena regata, no dudaron en desentenderse de la competición para socorrer a los regatistas australianos que estaban en serios apuros. Sucedió en aguas de la bahía de Enoshima el 19 de octubre de 1964 cuando, en el transcurso de la quinta regata de la clase Flying Dutchman, el barco australiano volcó. Los suecos, que rápidamente se dieron cuenta de lo sucedido, acudieron a su rescate; primero subiendo a su barco a Ian Miller, que había quedado en el agua, para luego dirigirse hacia el otro tripulante, John Dawe, quien permanecía agarrado al casco de su barco volcado.

Esta demostración  de los valores olímpicos mereció que se les concediera el premio Fair Play del CIO

Se ha dicho inexactamente que este gesto les impidió luchar por el oro pero, sin que ello reste ni una pizca al valor que tuvo su gesto, si repasamos los resultados de la competición observaremos que no se ajusta a la realidad, ya que la mejor clasificación que obtuvieron los suecos en las siete regatas fue un 12º lugar de 21 participantes y su clasificación final fue en 18º lugar. Esta demostración de los valores olímpicos mereció que se les concediera el premio Fair Play del CIO, creado a partir de aquellos Juegos, para premiar un hecho singular de juego limpio por parte de los deportistas participantes. Desde entonces el CIO ha distinguido aquellos casos excepcionales en los que los deportistas han antepuesto los valores del espíritu olímpico a sus propios intereses en plena competición.

(1) El voleibol fue el primer deporte de equipo que ingresó en los Juegos con igualdad de género; es decir, a la vez la categoría masculina y la femenina.

Juan Manuel Surroca, periodista experto en Juegos OlímpicosJuan Manuel Surroca, periodista experto en deportes y en olimpismo. Los artículos de esta sección son reproducciones de su blog, que puede consultarse en el sitio http://elmarcadordejmsurroca.blogspot.com.es/

Artículos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario, realizar análisis de navegación de los usuarios, mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que rechaza el uso de cookies, pudiendo producirse errores de navegación o problemas de visualización de determinados contenidos. Para más información, consulte previamente nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies