Cómo la cultura del “háztelo tú mismo” arruina a las empresas

Oriol López Villena consultorOriol López Villena es el Proactivista, asesor de directivos y empresarios y uno de los asesores más inspiradores del Mundo según el libro “The World’s Most Inspiring Accountants”.

¿A que nunca se ocurriría operarte a corazón a ti mismo?

El ejemplo es exagerado, de acuerdo, pero seguro que te has encontrado muchas veces haciendo cosas para las cuales deberías contratar a un profesional, ¿verdad?

Recuerdo a mi padre obligarme a mirar mientras cambiaba un enchufe, arreglaba una persiana o engrasaba una bicicleta. Fue así que aprendí a hacer pequeños trabajos en casa, y es lo mismo que hago ahora con mis hijos. Sin embargo, ya crecido, mi padre empezó a encargar ciertos trabajos que antes hacía él a profesionales. Por ejemplo, llevaba el coche a lavar afuera, mientras a mí me lo hacía lavar a mano en casa. Al preguntarle por el motivo, me dijo que antes me tenía que educar, pero que ahora ya podía disfrutar del tiempo libre. En resumen, en casa, adquirir ciertas habilidades tenía un valor educativo y de supervivencia: te ayudan a desarrollarte por ti mismo y apreciar el valor más fácilmente.

En la empresa, hacerte tú mismo ciertas cosas, implica un freno al crecimiento

En el despacho, en cambio, no vi nunca a mi padre cambiar un enchufe, arreglar una persiana o ajustar el aire acondicionado. ¿Por qué?  Simplemente, en la empresa, hacerte tú mismo ciertas cosas, implica un freno al crecimiento, porque dedicamos recursos a aspectos en los que no somos buenos (coste de oportunidad), y desaprovechamos uno de los motores que ha permitido evolucionar a la humanidad (la división del trabajo).

herramientas para delegarPor eso, cuando un asesor fiscal, hace unas semanas, se quejaba de que sus clientes pensaban que podían hacerse ellos mismos los impuestos, mientras me mostraba un diseño que hicieron ellos mismos para compartir en las redes sociales, le dije que era incoherente: «si vosotros no contratáis a un profesional para el diseño, ¿por qué os tendría que contratar un cliente para hacerles los impuestos?», le dije.

El secreto de su éxito estaba en el haber externalizado 

En cambio, un empresario del transporte me dijo una vez que el secreto de su éxito estaba en el haber externalizado todo aquello que no era el corazón de su negocio: transportar mercancías. Esto, entre otros cosas, la catapultó a ser (y a mantenerse) como una de las empresas de más crecimiento de Europa.

Com he dicho antes, la cultura del “háztelo tú mismo” está muy bien para casa, pero en las empresas provoca estancamiento y desorientación. Estancamiento, porque en lugar de aprovechar vuestras fortalezas, profundiza en vuestras debilidades. Y desorientación porque, cuando no se obtienen los resultados esperados, se culpa a la estrategia en lugar de a su ejecución. Y, como comentamos hace unas semanas, el peligro de la estrategia no está en su definición, sino en su implementación.

Quieres saber que cuando no estás delante, la empresa sigue funcionando y creciendo

la puntilla de la crisis del coronavirusCéntrate. Como empresario, quieres que tu empresa crezca y trabaje para ti, ¿cierto? Quieres disfrutar de aquello que haces y ceder responsabilidad y liderazgo en aquello que no disfrutas o no tendrías que estar haciendo. Sueñas en ganar tiempo libre sin sacrificar el crecimiento, la satisfacción del cliente y la rentabilidad. En resumen, quieres saber que cuando no estás delante, la empresa sigue funcionando y creciendo.

Entonces, simplifica. Piensa en qué sois fuertes, y pide ayuda en el resto.

Toca preparar las estrategias y los sistemas adecuados para maximizar el crecimiento y la rentabilidad

Por ejemplo, seguramente, tienes claro cómo crear un buen equipo y ganar dinero (si no, no estarías donde estás). Sin embargo, ahora toca preparar las estrategias y los sistemas adecuados para maximizar el crecimiento y la rentabilidad. O bien, eres bueno conduciendo a toda velocidad, pero con entre las curvas y los cambios de rasante del camino, pierdes la visión de aquello que está llegando, hasta que es demasiada tarde.

Puedes creer que puedes hacerlo tú solo, pero tendrías que saber que los mejores empresarios tienen un sistema de apoyo muy potente, basado en socios, colegas o asesores. No van solos.

Te guiará más rápidamente hacia el objetivo

Con alguien a tu lado, podrás evitar bloqueos y baches, para que puedas avanzar y llegar a tu destino. Si este alguien, además, tiene la experiencia de haber hecho y logrado lo que tú quieres, te guiará más rápidamente hacia el objetivo.

Por último, si crees que puedo ayudarte, simplemente envíame un email a oriol@empresaproactiva.com y agendamos una llamada para hablar, sin ningún compromiso.

La alternativa es seguir igual, y esperar a que la cosa mejore.

Artículo publicado en el blog de Oriol López Villena y reproducido con permiso expreso de su autor.

Artículos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario, realizar análisis de navegación de los usuarios, mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que rechaza el uso de cookies, pudiendo producirse errores de navegación o problemas de visualización de determinados contenidos. Para más información, consulte previamente nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies