Caída drástica de la industria del esquí en Francia

estaciones de esquí de AtudemDesde diciembre de 2020, la pérdida de actividad en Francia de todas las tiendas de alquiler y venta de material para deportes de invierno ha ascendido al 73%. Un desastre para estos negocios estacionales: el invierno representa el 85% del negocio anual para estas compañías.

Así lo señala la Union Sport&Cycle, que reúne a empresas del deporte, el tiempo libre, el ciclismo y la movilidad activa y que también afirma que un tercio de las empresas mencionadas carecen de liquidez. Según dicha entidad, el 31% de ellos consumió más de la mitad de sus propios fondos, mientras que el 28% consumió más de la mitad de su préstamo garantizado por el Estado.

«Las empresas estacionales se verán obligadas a acudir a los tribunales comerciales»

A pesar de las reclamaciones realizadas periódicamente a las autoridades públicas, las ayudas estatales recibidas hasta la fecha (fondos solidarios) solo cubren el 6% del volumen de negocios anual de estas empresas. Según Julien Gauthier, director de desarrollo del grupo Skiset, «hasta la fecha, muchos comerciantes se encuentran en una situación de emergencia absoluta. La actividad estacional son 4 meses de intensa actividad para cubrir 12 meses de cargas. Ante la falta de visibilidad sobre las medidas de ayuda a partir de abril, las empresas estacionales se verán obligadas a acudir a los tribunales comerciales».

Por su parte, Eric Laboureix, presidente del grupo Elpro y de la marca Skimium, «los comerciantes necesitan urgentemente apoyo estatal para cubrir sus costos fijos hasta la próxima temporada».

Una caída en torno al 32%

deportes de invierno y montañaLos fabricantes de esquí son las víctimas colaterales de esta crisis: el cierre de los remontes mecánicos ha empeorado gravemente la situación de la cartera de pedidos de sus clientes minoristas, provocando una caída en torno al 32%. Dado que las capacidades de inversión minorista siguen siendo extremadamente bajas debido a la falta de actividad, las previsiones para 2021 son muy pesimistas para los fabricantes, el 70% de la actividad anual se concentra en el cuarto trimestre del año, en preparación para la temporada de invierno.

Por tanto, los pedidos de material de esquí deberían colapsar en un 70% en 2021, mientras que las ayudas estatales siguen siendo totalmente insuficientes hasta la fecha. O su importe es irrisorio (10.000 euros en noviembre y diciembre de 2020) o no tienen en cuenta únicamente la pérdida vinculada a la actividad de las empresas de “deportes de invierno en Francia”. El cierre de los remontes los ha colocado ante pérdidas considerables, pero por tanto se encuentran sin asistencia.

«Lo peor está aún por llegar»

Bruno Cercley, presidente del grupo Rossignol, denuncia que «la situación de los fabricantes es crítica. El último trimestre de 2020, decisivo para nuestro sector, ha sufrido mucho por las incertidumbres en cuanto a la apertura de los remontes. Pero lo peor está aún por llegar. Los pedidos de pretemporada para el próximo invierno serán inexistentes y las fábricas estarán cerradas. Pero nuestros costos fijos permanecen y se han vuelto insostenibles, mientras que debemos asegurar la sostenibilidad de nuestro modelo continuando desarrollando productos, manteniendo nuestras herramientas industriales y nuestra capacidad de innovación, en particular en nuestras plantas francesas. Necesitamos medidas de emergencia a corto plazo para superar esta crisis sin precedentes y prepararnos para la próxima temporada».

estación de esquí de Boí TaüllA su vez, Morgan Redouin, gerente de Deportes de Invierno en Head Sports, manifiesta que «nuestra situación es claramente incomprendida por las autoridades públicas. Para muchos fabricantes, que representan más del 60% del mercado, la actividad de “deportes de invierno en Francia” es solo una parte de la actividad general de la empresa. Dado que las ayudas estatales solo tienen en cuenta el volumen de negocios global, estas empresas no reciben apoyo en la actualidad, aunque se ven privadas de una parte esencial de su actividad».

Casi 1.000 millones de euros perdidos en un año

Entre las tiendas de esquí de la llanura y la montaña y los proveedores de material de esquí, la pérdida de facturación del sector se estima en cerca de 1.000 millones de euros en un año.

Artículos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario, realizar análisis de navegación de los usuarios, mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que rechaza el uso de cookies, pudiendo producirse errores de navegación o problemas de visualización de determinados contenidos. Para más información, consulte previamente nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies