InicioCoyunturaBig Data: nuevo reto y oportunidad para el sector comercio

Big Data: nuevo reto y oportunidad para el sector comercio

Escodi, Big Data, gestión comercio
Joaquim Boté

Joaquim Boté es profesor de  Escodi, la Escuela Universitaria del Comercio.

Se está convirtiendo en una realidad. Los datos ya son un activo importante y estratégico en cualquier empresa del S. XXI.

La novedad no son los datos en sí mismos. De hecho ya hace muchos años que la información sobre nuestro propio negocio está a nuestro alcance y de forma fácil: facturación, clientes, ventas por temporada, beneficio por venta… son datos que siempre hemos manejado sin problema. Pero el desarrollo de la tecnología y la consecuente digitalización de nuestras empresas conlleva entre otras cosas, tener a nuestro alcance muchísimos datos que nos pueden servir para mejorar procesos, orientar nuestro marketing, optimizar nuestros stocks, y en definitiva personalizar de la mejor manera ofertas a nuestros clientes.

Convertir los datos aislados en información organizada para tomar rápidas decisiones

El reto es convertir los datos aislados en información organizada para la toma ràpida de decisiones: lo que ahora se llama Big Data.

El Big Data nos ayuda a recabar información estructurada y concreta (palabras, números) como pueden ser datos de la competencia, tendencias comerciales, predicciones en precios, y también información no estructurada de alcance global (datos que no pueden ser llevados a una base de datos convencional, como opiniones en las redes sociales, conversaciones en blogs, visualizaciones y comentarios en vídeos).

Existen multitud de ejemplos prácticos que ya están usando datos a su alcance para gestionar mejor su negocio. Una tienda de ropa femenina de Barcelona (negocio familiar con solamente una tienda abierta en una zona no muy comercial) ha sabido sacar rédito de sus datos. Por una parte, y dada la historia de más de 20 años de funcionamiento, sabe perfectamente cuándo son sus mejores días para vender. Han hecho campañas para que el precio medio del ticket (dato que poseen en tiempo real) pueda aumentar un 10% de forma inmediata. Por otra parte saben interpretar perfectamente lo que dicen sus clientes en las redes sociales habituales, y dan respuesta inmediata a ellas. A la vez, poseen una Base de Datos de clientes para informarles de posibles ofertas y promociones en función de diferentes parámetros que pueden ir definiendo sobre la marcha. Su última apuesta es valorar con otras tiendas del barrio, ventas cruzadas, una vez han hecho intercambio de datos (en concreto una zapatería).

A partir de la respuesta han sabido segmentar y personalizar la oferta

Escodi, Big Data, gestión comercioOtro ejemplo: Una tienda de comidas preparadas que, estudiando los datos a su alcance, no logran entender por qué determinado fin de semana (el segundo de cada mes), venden muchas más pizzas, que el resto de los fines de semana. El Big Data trata de plantearse nuevas preguntas. Ellos lo han hecho, y tras un Trabajo de investigación de datos a su alcance (en este caso, datos abiertos al alcance de todos) han descubierto la causa. En su zona de influencia existe una asociación femenina cultural, que cada segundo fin de semana ofrece a sus asociadas, sesiones de teatro específicas para ellas. Parece ser que los clientes potenciales de la tienda de comida preparada prefieren la pizza por encima de otros productos. A partir de la respuesta han sabido segmentar y personalizar la oferta.

Al margen de estos dos ejemplos, hemos de ser conscientes que esta tecnología plantea tres retos importantes:

a) La tecnología en sí misma es compleja y en continuo desarrollo. Esto está provocando en estos momentos la escasez evidente de profesionales especializados en desarrollo del Big Data. Especialmente en nuestro país.

b) No es fácil plantearse las preguntas a las que el Big Data te puede responder. Muchas empresas (especialmente micro y pymes) están acostumbradas a trabajar de una determinada manera, y a menudo el cambio les provoca ciertas reticiencias. Pero se ha de ser consciente que estamos en un cambio de era económica y vamos a ver transformaciones de forma rápida que exigen resituarse y colocarse en buen punto de partida. Por eso, y ante los cambios evidentes (y casi inmediatos) muchos negocios deberán formularse nuevas preguntas impensables hasta el momento. Y el Big Data podrá ayudar en este sentido a facilitar las respuestas.

El mercado empieza a hallar soluciones basadas en esta tecnología a unos precios mucho más asequibles

Escodi, Big Data, gestión comercioc) La brecha entre los recursos que poseen las grandes empresas, habitualmente sin demasiadas limitaciones, y aquellos a los que pueden acceder los negocios de un tamaño más reducido. En el caso del Big Data este aspecto es notoriamente trascendente, dado que la tecnología usada es sofisticada y de elevado precio. Sin embargo, el mercado empieza a encontrar soluciones basadas en esta tecnología a unos precios mucho más asequibles.

El Big Data se utiliza en la operativa diaria, y a la vez en concebir la estrategia del negocio. Cuando hablamos en el Sector Retail, podríamos poner en valor algunos aspectos en este sentido:

• Determinar el tamaño óptimo de cada sección de la tienda para maximizar ventas.

• Optimización del surtido (estudio detallado de ventas de cada producto)

• Previsión de ventas para realizar una gestión inteligente del stock.

• Análisis de clientes (estudio detallado de cada cliente)

• Análisis de precios para optimizar el margen o personalizar la oferta para el cliente.

• Análisis de la cesta de compra y de las ventas cruzadas para maximizar el beneficio por venta

• Identificación de las mejores ubicaciones para abrir nuevos establecimientos, en base a datos públicos (por ejemplo, censo de población, renta per cápita) y ubicaciones propias o de la competencia.

Ofrece grandes oportunidades a los comerciantes para facilitar la gestión y toma de decisiones en el sector retail

El Big Data ofrece grandes oportunidades a los comerciantes para facilitar la gestión y toma de decisiones empresariales en el sector retail. No es exclusivo de las grandes cadenas, sino que se trata de encontrar la gestión adecuada al volumen de cada empresa de comercio.

En definitiva, el Big Data llama la puerta. No se puede cerrar, porque hay muchos que ya la han abierto. Empiezan a existir herramientas para todo tipo de volumen de negocio, y tenemos derecho a su acceso. Ya no hablamos de Big Data, sino de Smart Data (datos inteligentes).

artículos relacionados

Guía de Empresas

Búsqueda en la hemeroteca


BUSCAR ARTÍCULOS

Lo más leído

Lo más leído

Guía de Empresas

Búsqueda en la hemeroteca


BUSCAR ARTÍCULOS