Amazon: visita al caos organizado

visita al centro logistico de Amazon en El Prat de LlobregatAfydad organizó el pasado 7 de marzo una visita al centro logístico de Amazon en El Prat de Llobregat (Barcelona), en un evento en el que participaron una veintena de profesionales interesados en conocer los entresijos de este complejo de 4 plantas y 210.000 metros cuadrados, equivalente a 46 campos de fútbol según Monique Lindsay García, la cicerone que nos acompañó en este tour denominado Amazon Experience.

visita al centro logistico de Amazon en El Prat de LlobregatEn ese complejo operan 1.300 trabajadores fijos, «a pesar de que el centro está preparado para acoger a una cifra de entre 7.000 y 7.500 personas», y que en las etapas pico como la campaña de Navidad pueden llegar a reunir entre 2.500 y 3.000 operarios. Hay que señalar, no obstante, que en estas instalaciones de Amazon actúan otros 6.000 colaboradores; tan efectivos como silenciosos. Se trata de los robots, que en un número de 100.000 están repartidos en 25 centros de la multinacional americana por todo el Mundo. Con un peso de 135 kilos, pueden soportar y desplazar hasta tonelada y media guiados por los códigos QR distribuidos por la superficie logística de este centro que entró en funcionamiento a finales de 2017.

Favorecer la transparencia y la participación

visita al centro logistico de Amazon en El Prat de LlobregatEsos robots no disponen de los beneficios sociales a que accede el personal contratado por Amazon, que disponen de seguro médico, plan de pensiones, seguro de vida, ampliación de permiso por maternidad de 4 semanas y por paternidad, de 2 o, también, una dotación de hasta 2.000 euros anuales (con un máximo de 4 años) para cualquier tipo de formación, incluidas aquellas no estrictamente profesionales. Los diferentes departamentos han sido diseñados y dispuestos para facilitar el acceso de cualquier empleado en un afán de favorecer la transparencia y la participación, que queda evidenciado en el tablón bautizado como Rincón de Ideas donde a la luz pública aparecen las propuestas de todo miembro del equipo humano así como el seguimiento de la misma, que no desaparece del tablón hasta una vez se ha resuelto.

La joya de la corona, sin embargo, reside en esos robots que deambulan sin descanso, las 24 horas del día, por el centro logístico de Amazon. Ellos son los encargados de desplazar los 50.000 pods presentes en ese espectacular almacén. Los pods son las columnas flexibles que contienen los productos que llegan al centro y que presentan distintos formatos en sus cuatro caras, para alojar de manera adecuada los diferentes tipos de artículos que llegan al complejo. Los operarios se encargan de rellenar esos pods de manera aleatoria y según su criterio. «Es preferible que sea de manera aleatoria y no concentrar todos los productos de la misma categoría en una zona, sino que distribuidos de este modo ganamos en eficiencia porque el robot puede llegar de manera más rápida a la estación cuando se recibe el pedido para el artículo en cuestión», explica Monique, quien subraya que ahí solo tienen cabida los productos que presentan un formato “estándar”, lo cual equivale a poder alojarse en una de las miles de cajas negras (denominadas totes) en las que se deposita la mercancía una vez llega con el camión de los proveedores. Los artículos con medidas extraordinarias, como podrían ser unos esquís, se destinan a otros almacenes.

Fusión entre el mundo virtual y el físico

visita al centro logistico de Amazon en El Prat de LlobregatLos totes, como cualquier otro elemento en la compañía, están debidamente identificados con un código de barras. El operario extrae del tote el producto, lo escanea y lo coloca aleatoriamente en el pod, en una operación que Monique define como «el caos organizado» y que, automáticamente, supone que el artículo pasa a figurar en el stock de Amazon. A partir de ese momento existe una fusión entre el mundo virtual y el físico, de tal modo que cualquier usuario puede adquirir el producto en la web de la multinacional americana del comercio electrónico. Lo único que debe tener en cuenta el operario es situar los artículos de mayor peso en el centro de la columna, a fin de evitar desequilibrios indeseados que pudieran interferir en el funcionamiento del sistema.

A partir de ahí, los robots inician su circulación por el magno centro, deteniéndose donde el sistema determina a partir de los datos y de los algoritmos que maneja Amazon. Estos robots, creados en 2012 por la empresa Kiva y cuya tecnología fue adquirida por el gigante americano del ecommerce por 775 millones de dólares, tienen la capacidad de detectar cuando su batería está próxima a agotarse, de tal modo que, de manera automática, acuden a la estación de carga para proceder a esta operación, en la que invierte entre tres y cinco minutos. Igualmente, si detecta que no podrá culminar una determinada misión, puede trasladar a un “compañero” la mercancía y acudir al repostaje eléctrico. Asimismo, disponen de sensores que evitan cualquier tipo de colisión con otros de sus “colegas”.

Incremento de la capacidad de gestión del centro en un 100%

visita al centro logistico de Amazon en El Prat de LlobregatEstos robots incrementan la capacidad de gestión del centro en un 100%. Mientras en el complejo de San Fernando de Henares (Madrid) son 12 millones de productos los que pueden almacenarse, en el de El Prat de Llobregat son 25 millones. «Eso permite, asimismo, incorporar un mayor número de personal, tanto recogiendo y almacenando producto como, también, profesionales técnicos para asistencia a los robots», explica Monique, quien aclara, asimismo, que todas las devoluciones se gestionen en el almacén madrileño.

Una vez formalizado cualquier pedido, el robot con el producto en cuestión se acerca a la estación para que un profesional lo extraiga del pod, lo escanee y lo deposite en un nuevo tote. El operario comprobará que el artículo se corresponde con el solicitado por el cliente y que no presenta deterioro. 

Programa de sostenibilidad 

visita al centro logistico de Amazon en El Prat de LlobregatA continuación, el producto adquirido llegará a través de unas rampas en espiral hasta el departamento de empaquetado, donde el personal se emplea con rapidez para embalar el género con el formato que el sistema sugiere en cada caso. «Disponemos de unos productos denominados sioc, que forman parte de nuestro programa de sostenibilidad y que permiten escoger al cliente si quieren que el artículo se le suministre con el packaging original del proveedor o con una caja de Amazon, con lo cual conseguimos un ahorro de materiales que redunda en el medioambiente y que, en general, es el preferido por el cliente».

Cada paquete está perfectamente identificado con un código de barras, preservando la identidad del destinatario, ya que la misma no queda al alcance de ninguna persona que manipule el pedido o del transportista. Igualmente, si el envío presenta un peso considerable o contiene una batería de litio cuenta con una etiqueta específica que advierte de ello. Un último escáner revisará que el peso del pedido se corresponde con el artículo, para evitar cualquier tipo de error.

«A partir de las métricas, se establecen citas previas con los transportistas»

visita al centro logistico de Amazon en El Prat de LlobregatEn total son 22,5 kilómetros de cinta transportadora en ese sistema logístico en el que se respeta el sistema FIFO (primer producto que entra, primero que sale). El sistema también asigna cada envío a un determinado transportista en función de unos algoritmos. Cuando el contenedor del operador logístico en cuestión alcanza el volumen o el peso adecuado, un piloto advierte de ello para trasladar el mismo al muelle de carga. «A partir de las métricas, se establecen citas previas con los transportistas a fin de ganar en eficiencia», relata Monique, quien también subraya que existe un compromiso con esos colaboradores para que el pedido llegue en un plazo razonable al destinatario. Desde El Prat de Llobregat se remite mercancía a España, Francia, Portugal, Italia y Alemania.

Amazon dispone en Barcelona de otros dos centros: uno en Martorelles, algo más pequeño, así com otro en Castellbisbal, tipo Pantry, que permite servir productos de alimentación y droguería. Igualmente, la multinacional americana cuenta con oficinas corporativas en el 22@ de la capital y de centros que permiten un servicio de entrega en un plazo de dos horas.

 

Artículos relacionados

Uso de cookies

Ediciones Peldaño, en cumplimiento del Reglamento (UE) 2016/679 General de Protección de Datos, le informa del uso en este sitio web de cookies propias y de terceros para mejorar nuestros, la experiencia del usuario, los servicios prestado y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que rechaza el uso de cookies, pudiendo producirse errores de navegación o problemas de visualización de determinados contenidos. Para más información, consulte previamente nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies